Un paseo por las mágicas danzas de Paucartambo

¿Qué magia hace que cada julio en la ciudad cusqueña de Paucartambo se reúnan miles de visitantes dispuestos a dormir en cualquier gélido rincón (a falta de hospedajes suficientes) o en sus propios autos con tal de no perderse la fiesta de veneración que ofrece el lugar a la Virgen del Carmen?

Texto  y fotos: Claudia Ugarte

paucartambo1

Fue esta interrogante la que nos llevó primero hasta el Cusco, desde donde recorrimos 109 km de majestuosas montañas que, lideradas por el nevado Ausangate, construyen hacia el noreste paisajes de ensueño para el viajero poco familiarizado con los paraísos andinos. Dos horas después, y luego de haber ascendido sobre asfalto a casi 4,000 msnm, hasta la ciudad de Huancarani, y descendido por trocha a 2,830 msnm, llegamos a Paucartambo.

paucartambo 03

Vestida de azul y blanco, la pequeña ciudad parece estar siempre lista para la fiesta que celebra cada 16 de julio, desde hace casi 400 años. El sol serrano es un protagonista vital pues es él quien hace relucir cada uno de los trajes de las 19 danzas que participan en un ritual que comenzó con solo tres elencos, allá por 1662.

paucartambo 02

Llegar en la víspera tiene su recompensa. Después del Watayuyarichikuy (recordar el día), rito matutino en el cual los caporales o líderes de cada danza visitan a sus miembros, el espectáculo visual comienza al mediodía, con la entrada de los Maqtas, personajes de grandes máscaras que vienen a ser los “camanchis” o bufones de la fiesta. Ellos danzan al compás de la banda del Prioste, líder de la celebración que los esperará en la piscina del pueblo.

paucartambo 07

“Los Maqtas son los cuidadores o celadores, vendrían a ser los “pablitos” del Qollur Riti, son los que están con látigos interactuando picarescamente con la gente para que no estorben a los danzantes”, nos explica el antropólogo cusqueño Jorge Luis Yavar.

paucartambo2

Detrás de los Maqtas una explosión de colores y movimientos desfila hacia el santuario de Paucartambo, exhibiendo destrezas en la danza y el diseño de sus vestimentas. Nos preguntamos por qué la iglesia no se encuentra frente a la plaza principal, como en la mayoría de los pueblos peruanos, y sobre todo en una ciudad cuya fe ha traspasado muchas fronteras de tiempo y espacio.

paucartambo 04

“Una cosa bonita de Paucartambo es la estructura de sus calles, porque no son calles rectas, son calles curvas, con salientes, con cinco esquinas, siete esquinas, y eso es delicioso. Esta arquitectura tiene una función: detiene que el viento ingrese defrente, aparte de darle la extraordinaria belleza que se ha conservado con el blanco de sus paredes y el azul de sus balcones”, parece respondernos desde la plaza principal el poeta puneño Omar Aramayo, asiduo visitante y conocedor de las fiestas costumbristas andinas.

paucartambo 16

Y es verdad. La plaza queda a solo unos pocos metros del río, pero gracias a la distribución de sus calles el insolente aire no amenaza las delicadas estructuras de carrizo con que se construyen los castillos de fuegos artificiales mientras el pueblo vibra al compás de las danzas. Los Maqtas abren paso a los elencos que simbolizan a las poblaciones originales como los Ch’unchus o pobladores selváticos, los Qollas o habitantes del altiplano, y los Saqra, traviesos personajes que representan a los demonios que intentarán tentar a la virgen durante su recorrido.

paucartambo 15

“Con el castillo participamos solo los tres porque ha sido la tradición original. El Saqra porque siempre está en el juego, el Ch’unchu porque siempre está correteando a los Qollas para cogerlos porque ellos son los que vienen a recuperar a la Virgen del Carmen de Paucartambo  ya que se cree que su imagen ha venido del Collao. Entonces los corretean para matarlos y no vuelvan a Paucartambo, eso se verá mejor mañana en La guerrilla”, cuenta Estanislao Villalba, quien baila con los Saqra hace 55 años, 35 de los cuales se ha desempeñado como caporal.

paucartambo 11

Sobre esta superioridad de los chunchos sobre los qollas, el antropólogo Yavar tiene otra lectura. Nos recuerda que históricamente “el hombre andino nunca ha podido ingresar a la selva, es decir, siempre ha habido un respeto, y el intercambio comercial ha sido más horizontal porque el Inca nunca ha podido conquistar o dominar esa zona”.

paucartambo 10

Además de esos personajes centrales u originales, en los cuatros días de fiesta desfilarán otros repertorios que irán, de alguna manera, contando la historia de Paucartambo a través de sus habitantes principales. Allí están los Capaq Negro, que encarnan a los esclavos africanos que llegaron al valle en el siglo XVII para construir el puente colonial de piedra Carlos III. Están los Majeños, que simbolizan a los pobladores de Majes (Arequipa), quienesue traían el aguardiente, que ahora han reemplazado por cervezas, los Chukchu, que reflejan de manera cómica cómo se trató antiguamente la lepra y el paludismo.

paucartambo 06

Así desfilan también las Chunchachas, danza compuesta solo por mujeres, los Aqwa chilenos, los Waka Waka, que parodian la corrida de toros, los Siqlla Huayra, danza que, según nos cuenta Yavar, “comenzó como una burla al tinterillo y que ahora ha pasado a ser una suerte de homenaje a los abogados”, o  los Qoyacha, danza mixta de puros solteros.

paucartambo 17

Tal vez allí radique una de las respuestas a nuestra pregunta inicial. ¿Qué magia reúne a miles de visitantes alrededor de esta fiesta? Además de la belleza multicolor de las danzas, y de la catarsis religiosa y a la vez pagana que conlleva esta celebración, “la fiesta de Paucartambo es una narración mágico religiosa que cuenta la historia completa y sagrada de un pueblo”, abrevia el poeta Aramayo, quien además se alegra de que la originalidad de esta fiesta no haya sido trastocada aún por las grandes marcas como sí ha sucedido en su tierra natal con La Candelaria.

paucartambo 09 omar

Es de noche y las estrellas brillan con luz especial. Alrededor de la plaza se venden cervezas, ponche de habas, anticuchos de corazón y pollo. Humean las parrillas  pero también los carrizos del castillo quemado. Es víspera de fiesta. Mañana nos despertará la misa tradicional, y la procesión con la Virgen del Carmen coronará la tarde al lado de los avezados Saqras o demonios.

paucartambo 12

Quedan tres días más para celebrar a la Mamacha. Los danzantes visitarán en el cementerio a sus antecesores difuntos. Los que se portaron mal serán azotados en público, se gastarán unas 50 cajas de cerveza solo para mojar al público durante la caótica ceremonia de La Guerrilla, en la cual los chunchos y los qollas se disputarán a la Virgen para que, una vez más, esta se quede en Paucartambo. Se bendecirán a los niños del pueblo en la iglesia, donde el último día los danzantes se despedirán para empezar una nueva jornada anual.

paucartambo 14

Hace frío en Paucartambo, pero ya se siente el calor de las casi 15 mil personas que, según Doris Vargas, encargada de la comisión de turismo de la municipalidad, se deslizan esa noche alrededor de la plaza y en sus estrechas calles empedradas.

Más datos de la fiesta:                                                                                  

  • Hay muchas versiones sobre el origen de la virgen de Paucartambo. Se dice que en un ataque de los Chunchus contra hacendados del lugar hirieron con flechas el cuerpo de la estatua y esta fue a parar al río Amaru Mayo, desde entonces Madre de Dios. Luego los Qollas llegaron a Paucartambo con una cabeza de yeso que según ellos pertenecería a la Virgen del Carmen. Los lugareños le construyeron un cuerpo de madera y decidieron venerarla como su patrona.
  • En Paucartambo la magnitud de la veneración a la Virgen del Carmen reemplazó a la única festividad que se realizaba en ese lugar a la Virgen del Rosario.
  • Los primeros bailarines de Capaq Negro danzaron sin máscara mostrando su piel oscura, pero a raíz de que otros quisieron participar en esa danza decidieron pintarse la cara con rasgos africanos. Hoy bailan con máscaras.
  • La cantidad de danzas y danzantes de Paucartambo ha hecho que esta ciudad sea considerada como “la capital folklórica del Cusco y de todo el Perú”.
  • Cada uno de los danzantes se encarga de su propio traje, el mismo que deberá renovarse cada tres años. Las máscaras se crean en Paucartambo. Cada traje oscila entre 1,000 y 5,000 soles.
  • A los hijos de los bailarines entre 4 y 6 años se les llama “Mascotas” y pueden acompañar las danzas. Si quieren seguir bailando deberán esperar hasta los 17 años para competir por entrar a cualquiera de los 19 elencos actuales.

paucartambo 05

Publicado en la Revista Banca y Finanzas en julio de 2016.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s