Una reserva de vida en Punta San Juan

Al sur de Ica, San Juan de Marcona es una de esas puntas marinas que pasan desapercibidas en el mapa, pero para mí es el escenario infaltable de mis veranos de infancia. Quise pasar allí las últimas horas de 2014. Seguí mi intuición mientras una frase empezaba a tomar forma y a martillear en mi cabeza: “quiero encontrar algo nuevo en un viejo lugar”.

Fotos: Claudia Ugarte

Quería visitar la reserva de San Fernando, donde incluso, con un poco de suerte, se puede ver hasta cóndores en la orilla del mar, guanacos y zorros, además de pingüinos de Humboldt, muy abundantes en la zona. Pero para ello necesitaba tiempo y algunos permisos de Lima, que no preví.

Casi en el mismo instante en que pensaba que lo único nuevo de mi viaje sería recibir el nuevo año sumergida a la medianoche en una de las gélidas playas de Marcona, me invitaron a conocer la reserva guanera Punta San Juan (PSJ), que quedaba a solo unos minutos en camioneta.

Fue extasiante llegar a ese lugar para mí desconocido. Supe de inmediato que era eso lo que estaba buscando. PSJ es ese paisaje marino donde la vida silvestre te golpea en el rostro para recordarte que la convivencia en armonía es posible.

Son más de 54 hectáreas las que albergan una fauna costera que está siendo estudiada y protegida por el Proyecto Punta San Juan. Es gracias a su página web que me enteré que este lugar alberga “la colonia más grande de Perú de pingüinos de Humboldt”, así como importantes colonias de lobos marinos, además de ser “uno de los diez sitios de reproducción más importante para las aves guaneras”.

Me dijeron que a menudo también se puede ver nutrias, ballenas jorobadas, cachalotes, y delfines. E incluso hace pocas semanas vieron a varias orcas jugueteando cerca de la reserva. ¿Se acercan por alimento? Por supuesto, pero la ventaja de Punta San Juan, según la web del proyecto, es que su “productividad natural, conjuntamente con más de 100 años de la protección otorgada por el estado peruano a las islas, islotes y puntas, donde se congregan aves guaneras, permite la coexistencia de grandes colonias de depredadores marinos.”

No solo eso: “En el caso del Sistema de la Corriente de Humboldt (SCH), el afloramiento de nutrientes ocurre en la zona costera en Perú y Chile. Sin embargo, Punta San Juan (PSJ) es el punto más cercano a la fosa marina en el SCH, proporcionando así grandes volúmenes de aguas ricas en nutrientes cerca de la costa. Esto, junto con una serie de características oceanográficas, ha llevado a PSJ a ser reconocido como el lugar marino-costero más productivo del mundo (Bakun & Weeks 2008).”

Nada menos. Y pensar que estaba allí tan cerca. Era solo conversar con la gente, escuchar, y dejarse llevar un poco. En las fotos se ve solo un pedacito de la reserva. Pero espero sirva para imaginar lo demás.

“En PSJ se encuentran la colonia más grande de Perú de pingüinos de Humboldt, y colonias importantes de lobos fino y chusco de Sudamérica”. Fuente: http://es.puntasanjuan.org/html/nosotros.php?categoria=historia

La otra cara de la moneda. Embarcaciones motorizadas, prohibidas cerca de zonas guaneras, que además se llevan algas a montones, lo cual tampoco está permitido.

 

Punta San Juan “es uno de los diez sitios de reproducción más importante para las aves guaneras, conformadas principalmente por tres especies: guanay, pelícano y piquero peruano, que anidan juntos en las islas e islotes de la costa, produciendo grandes cantidades de guano.” http://es.puntasanjuan.org/html/nosotros.php?categoria=historia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s